Acompañe las elecciones nicaragüenses denunciadas por Estados Unidos: El pueblo cree en el gobierno de Ortega

Daniel Kovalik es profesor de Derechos Humanos Internacionales en la Facultad de Derecho de la Universidad de Pittsburgh y es autor de “No More War: How the West Violates International Law by Using ´Humanitarian´ Intervention to Advance Economic and Strategic Interests”

A pesar de que los medios corporativos y políticos occidentales calificaron las elecciones generales nicaragüenses de “farsa” y “parodia”, los ciudadanos acudieron en gran número a depositar sus votos el domingo y también demostrar que rechazan la intromisión extranjera.

Según los resultados preliminares, más del 65 por ciento de los votantes acudieron a las urnas; 75 % de los cuales votaron el 7 de noviembre por el líder sandinista Daniel Ortega, lo que le aseguró un cuarto mandato presidencial consecutivo.

Para muchos nicaragüenses, especialmente los pobres y los trabajadores, la elección es obvia. Los sandinistas han llevado a este país a sus mayores victorias, derrotando al brutal dictador respaldado por Estados Unidos Anastasio Somoza en 1979 e instituyendo en 1984 las primeras elecciones libres y justas en Nicaragua y derrotando a la Contra, respaldada por Estados Unidos, que aterrorizó a este país durante la década de 1980.

Desde que asumió el cargo en 2007, después de 17 años de gobierno neoliberal que descuidó el bienestar de la gran mayoría del pueblo nicaragüense, los sandinistas han construido una economía vibrante, han creado sistemas gratuitos de educación y salud para todos e invertido cientos de millones de dólares en infraestructura.

Y así, como era de esperar, el 77,5% de los nicaragüenses encuestados unos días antes de las elecciones coincidieron en que “para que Nicaragua avance social y económicamente”, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) debe gobernar el país, mientras el 74,6% cree que el país estaría mejor con un gobierno sandinista. Además, “el 91,8% de los nicaragüenses está de acuerdo con las propuestas del presidente Daniel Ortega sobre la unidad para ser más fuertes y vencer la pobreza”.

El fuerte apoyo a las “propuestas de unidad para ser más fuertes” del presidente Ortega es revelador, ya que parece mostrar aprobación de las recientes medidas tomadas por el gobierno contra varias personas acusadas de ayudar a orquestar y/o apoyar, a menudo con financiamiento estadounidense y de otros, el intento de golpe de estado de 2018 que costó la vida de al menos 200 nicaragüenses.

Mientras tanto, una encuesta realizada en agosto mostró que “el 76,8 % [de los nicaragüenses] considera que hay respeto por los derechos fundamentales y la promoción de la igualdad de oportunidades sin discriminación”.

Los números de las encuestas antes mencionadas son consistentes con lo que presencié durante mi tiempo aquí en Nicaragua como acompañante oficial de elecciones. Fui destinado con otros acompañantes en Chinandega, al noroeste de Nicaragua, en la costa del Pacífico. Allí, fui testigo de individuos y familias enteras, casi todos de orígenes modestos, venir a las urnas para votar en una elección que ciertamente les importaba. Muchos vinieron vestidos con sus mejores galas de domingo.

Vi a muchas personas mayores que apenas podían caminar, acudir a las urnas, a menudo con la ayuda de un miembro de la familia. Una mujer fue subida por las escaleras en silla de ruedas por otras cuatro personas para que pudiera votar. En otras palabras, varias personas se esforzaron mucho en votar. Algunos votantes nos mostraron con orgullo sus pulgares estampados con tinta violeta, lo que indica que ya habían votado. En uno de los cuatro centros de votación que visitamos, había una atmósfera similar a un festival, con gente que vendía comida y bebidas, y los votantes se mezclaban alegremente tanto dentro como fuera del área de votación.

Al menos por lo que vi, el pueblo nicaragüense cree en su gobierno y en su sistema electoral. Y una de las cosas en las que creen es en el derecho del gobierno, y de hecho el deber, de proteger al país y su soberanía de la intervención externa, y en particular de la incesante intervención de Estados Unidos, que ha estado interfiriendo en Nicaragua, a menudo a través de colaboracionistas locales, de formas bastante destructivas durante más de un siglo.

Si bien la prensa occidental pretende que tal intromisión estadounidense nunca sucedió, y mientras la mayoría de los estadounidenses nunca supieron u olvidaron que alguna vez sucedió, el pueblo nicaragüense es dolorosamente consciente de esta realidad.

Van a resistir esta interferencia con todas sus fuerzas. Y, de hecho, la votación del domingo se centró tanto en rechazar esta intromisión extranjera como en cualquier otra cosa. Esta es la razón por la que el gobierno y los medios de Estados Unidos están tan furiosos respecto a estas elecciones.