recuerda y siente en carne propia lo que vivieron nuestras/os héroes y mártires, conmemora los hitos relevantes que llevaron al triunfo final. En cada acción, se inmortaliza la mística revolucionaria de un Pueblo que se preparó y juró cumplir los deberes que demanda defender cada derecho restituido y cada victoria lograda por este proceso revolucionario.

Nicaragua con la verdad y moral por delante

NICARAGUA, CON LA MORAL Y LA VERDAD POR DELANTE

El mes de julio marca un antes y un después en la historia escrita por el Pueblo nicaragüense. El 19 de julio de 1979 es la fecha histórica donde el Pueblo selló la derrota de una de las dictaduras más crueles y sangrientas de América Latina, una de las epopeyas más extraordinarias escritas por un Pueblo.

La dinastía de los Somoza gobernó la nación centroamericana desde 1936 hasta julio de 1979, promovió miles de delitos y crímenes contra el Pueblo. La guerra de liberación contra Somoza dejó más de 50 mil hermanos/as nicaragüenses asesinados y un país desbastado, hundido en la pobreza y en el analfabetismo.

Son muchos los héroes y las heroínas, los/as mártires que ofrendaron su vida para que Nicaragua lograra su independencia definitiva y hoy, el Pueblo conmemora a cada uno de ellos/as, agradeciendo ese acto de valentía, honor y dignidad demostrado, no solamente durante la “Insurrección Final”, sino durante todo el proceso de lucha que llevó a la consagración del Triunfo Popular.

Con vigilias, cantos, repliegues – caminatas históricas, el Pueblo recuerda y siente en carne propia lo que vivieron nuestras/os héroes y mártires, conmemora los hitos relevantes que llevaron al triunfo final. En cada acción, se inmortaliza la mística revolucionaria de un Pueblo que se preparó y juró cumplir los deberes que demanda defender cada derecho restituido y cada victoria lograda por este proceso revolucionario.

Seguir saliendo de la pobreza y garantizar la Paz es el gran reto que tiene el Pueblo y eso solo se logra con trabajo y sacrificio, combatiendo las mentiras de los enemigos, las mentiras de los que pretenden hacernos daño.

La realidad demuestra que el pueblo de Nicaragua escogió el nacionalismo, el antimperialismo, el patriotismo, la defensa de la Dignidad Nacional, la cooperación genuina, la solidaridad y la verdad como armas para enfrentar los intentos de desestabilización de las minorías libero-conservadoras neosomocistas, apadrinadas por banqueros de la casa blanca, que siguen usando la mentira como arma de guerra.

“Tenemos la moral revolucionaria, la fe en el pueblo, la convicción de que las virtudes del hombre son capaces de mover montañas”. (Comandante Tomás Borge).

El Pueblo de Nicaragua vive y lucha día a día para defender los derechos restituidos: las victorias en educación, salud, tenencia de la tierra, producción, industria, seguridad social, servicios públicos, vivienda, construcción y transporte, pesca y minería, turismo, deportes, cultura, en la Costa Caribe, en los Sindicatos, en la Policía y el Ejército, en relación a la mujer, en seguridad y en lucha contra el narcotráfico. Esta es la mejor manera de honrar a todos/as las/os héroes y mártires que dieron su vida para que nosotros vivamos esta realidad.

La Revolución Sandinista en Nicaragua, hablando en términos amplios, expone un concepto original e interesante de estrategia de desarrollo socio-económico y cultural para el Pueblo. Es por eso necesario estrechar filas, unirnos, coordinar, comprender que todos/as las/os revolucionarias/os debemos apoyar decididamente esta lucha nuestra, construyendo todas/os juntas/os nuestra Nicaragua posible.

Que ellos fabriquen sus mentiras, ¡el Pueblo, con hechos y conciencia histórica dirá la verdad! En Nicaragua habemos gente dispuesta a defender con fuerza las Victorias Populares. Estamos preparadas/os para decirle la verdad a quien tenga dudas. Estamos dispuestas/os a defender nuestra Revolución contra quien tengamos que defenderla. Las/os malas/os hijos/as de Nicaragua serán derrotadas/os una vez más por el Pueblo, porque el Pueblo es inmortal.

La grandeza de nuestro Pueblo representa, en estos instantes, no solo a los caídos de las nuevas generaciones, sino que defiende la sangre derramada de las/os miles de héroes, heroínas y mártires que ofrendaron su vida para que Nicaragua sea libre, linda y siempre soberana.

“¡La verdad prevalecerá! Nuestros Pueblos de América Latina y del Caribe se hermanarán cada vez más. La división es el recurso de los imperialistas para mantenernos subyugados y explotados. La unión de nuestros Pueblos es la fuerza insuperable para alcanzar y consolidar nuestra definitiva independencia”. (Comandante Fidel Castro)

Patria Libre o Morir

Desde algún lugar de esta Nicaragua bendita y siempre libre,

Germán Van de Velde
12.07.2022