Foro BEIJING

Nicaragua participa en Foro de Derechos Humanos

FORO DE BEIJING SOBRE DERECHOS HUMANOS 2022”

15 de junio 2022

Estimados Señores de la “Sociedad China de Estudios de Derechos Humanos” y de la “Fundación China para el Desarrollo de los Derechos Humanos”,

Apreciados participantes en este importante Foro,

En nombre del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, reciban Ustedes un sincero saludo, manifestando nuestro beneplácito por participar hoy en tan importante evento para el desarrollo y el fortalecimiento de los Derechos Humanos; conocemos que la realización de estos Foros, inició desde el año 2008, y hoy estamos celebrando con buen suceso este Décimo Foro Sobre Derechos Humanos.

Nicaragua, es un país pequeño, ubicado en Centroamérica, con 130,373.467 kilómetros cuadrados y una población de 6,625,000 habitantes[1]; somos un pueblo grande de corazón, aguerrido, valiente, que luchamos incansablemente, -en medio de adversidades y vicisitudes-, por construir dignamente y con decoro nuestro propio destino, sin injerencia de potencias, que como los Estados Unidos de Norteamérica, nos ha perseguido e intentado someternos a sus designios, a lo largo de nuestra historia.

El Estado de Nicaragua, consciente de que el verdadero camino para fortalecer la Democracia en nuestro país, es trabajar unidos contra la pobreza, la desigualdad, el desempleo, la violencia, el delito y la inseguridad ciudadana, estableció como una de sus prioridades fundamentales la creación gradual de condiciones legales, sociales y materiales para garantizar la promoción y el disfrute de los derechos humanos de los nicaragüenses, lo que se ha expresado en programas concretos dirigidos a  avanzar en el despegue económico, social y cultural de Nicaragua.

Paralelamente, hemos venido trabajando por el fortalecimiento de la institucionalidad y la consolidación de la democracia, que necesariamente implica el alcanzar niveles superiores de estabilidad política y de desarrollo económico y social en nuestro país, como pilares fundamentales que sustentan el desarrollo de los pueblos, y el fortalecimiento y consolidación de los Estados Democráticos.

En la actualidad contamos con el Cuarto Plan Nacional consecutivo del Gobierno Sandinista (2022 -2026), para luchar contra la Pobreza y para promover el Desarrollo Humano; dicho Plan  contiene doce lineamientos estratégicos esenciales, entre los que se encuentran la estabilidad macroeconómica, reforzamiento de condiciones básicas (salud, agua, saneamiento, infraestructuras viales), consolidación de bienes y servicios públicos, igualdad y equidad de género, más y mejor producción, economía creativa, medidas ante el cambio climático, desarrollo de la Costa Caribe nicaragüense, entre otros; todo ello, desarrollado en políticas y acciones transformadoras que garanticen el crecimiento económico sostenido, la reducción de la pobreza, la generación de empleo, la promoción y facilitación de las inversiones, la reducción de la desigualdad social, el mejoramiento de la calidad de vida y la protección de los recursos naturales, con inclusión y participación protagónica que elevan el empoderamiento del pueblo nicaragüense en la construcción de su propio desarrollo.

Nicaragua fue uno de los primeros países latinoamericanos en cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM1) de reducir a la mitad la pobreza y el hambre; se implementaron con éxito programas de lucha contra la pobreza a través del financiamiento y capacitación para la micro y pequeña producción agropecuaria, siendo reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimento (PMA). Asimismo, se alcanzó el ODM4 de reducir en dos terceras partes para 2015 la tasa de mortalidad de los niños y niñas menores de 1 y 5 años por 1,000 nacidos vivos.

El Gobierno implementa la Política de Seguridad y Soberanía Alimentaria de forma integral, a través de programas financiados con recursos del tesoro y provenientes de donaciones y préstamos, con el fin de alcanzar los objetivos y metas del Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y los subsiguientes Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) se ha enfocado en mejorar la gestión presupuestaria, maximizando el uso de los recursos para ampliar la infraestructura social y productiva, lograr una prestación de servicios eficiente y equitativo, creando mayor espacio fiscal, en el que se amplió el monto y se mejoró la calidad del gasto público, manteniendo el equilibrio de las finanzas públicas.

Este esfuerzo presupuestario para combatir la pobreza, ha estado determinado principalmente por la implementación de la política de restitución de derechos a la salud y la educación, la política salarial orientada a corregir los rezagos históricos en correspondencia con la estabilidad fiscal, la política de subsidios de los servicios básicos (principalmente transporte colectivo y selectivo, agua y energía) y la recuperación del dinamismo de la inversión pública.

Se han garantizado recursos para los Programas de  Microcrédito Justo Usura Cero; Construcción de Caminos Rurales; Plan Techo; Bono Productivo Alimentario; Financiamiento y Capacitación para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa; Calles para el Pueblo; Sistemas de Agua Potable y Saneamiento, Electrificación Urbana y Rural; Subsidios al transporte urbano colectivo (tarifa diferenciada Costa Caribe), al consumo de energía en asentamientos de barrios económicamente vulnerables, a la energía y agua para jubilados.

Este crecimiento sostenido de Nicaragua, sin embargo, se vio afectado en su momento, porque en el año 2018, nos  tocó enfrentar un intento de golpe de Estado, auspiciado por los Estados Unidos de Norteamérica, en contubernio con sectores nacionales egoístas, con intereses políticos, aunque con ello vendieran su patria y a su pueblo; este intento violento de golpe de Estado provocó un profundo daño humano y económico, que representó mucha destrucción con US $ 24 mil millones en pérdidas, lo que equivale a 2 veces el producto interno bruto en Nicaragua[2].

Ese intento desestabilizador, continua bajo distintas formas y modalidades, apoyados también por algunas organizaciones que se dicen llamar de derechos humanos; en este contexto, hemos sido víctima de una de las bombas más grandes y dañinas en la historia de la humanidad, conocida como “fake news”, cuya fuerza destructiva y devastadora proviene de la mentira, de la difusión expansiva de noticias falsas o manipuladas y presentadas como verdades absolutas, como hechos reales, con lo que han pretendido desestabilizar y lesionar a nuestro Estado de Derecho y al Gobierno constitucionalmente electo.

Pese a todo estos intentos malsanos e intervencionistas, y a las sanciones económicas que nos han impuesto los Estados Unidos de Norteamérica y algunos países europeos, el pueblo de Nicaragua ha resistido, hemos ganado nuevamente la Paz, y estamos atentos y celosos para defenderla.

Para Nicaragua, la vida y salud del pueblo, es un derecho esencial que se debe promover y garantizar, por ello, en relación a la Pandemia que ha golpeado al mundo, el Gobierno de Nicaragua, desde sus inicios (enero de 2020), estableció medidas dirigidas a proteger a la población nicaragüense, reduciendo el impacto nacional, en términos de morbilidad y mortalidad ante el riesgo del COVID-19.

Como parte de la respuesta al Covid-19, se definió y se aplica un protocolo de atención para prevenir la morbilidad y mortalidad ante el Covid-19, su control y contención, a partir de acciones impulsadas por una Comisión interinstitucional Nacional; el “Protocolo de Contención del Covid-19” adoptado por el Ministerio de Salud de Nicaragua, incluye:

  1. Vigilancia, detección y contención de la transmisión del Covid-19, en todo el territorio nacional.
  2. Atención oportuna de casos sospechosos y confirmados del Covid-19, asegurando el flujo, atención médica adecuada, diagnóstico, disminución de las complicaciones y atención especializada a pacientes graves.
  3. Reducción de la transmisión en contactos cercanos y los trabajadores de salud.
  4. Implementación de un Plan de comunicación efectivo y permanente, dirigido a la población, trabajadores de la salud, viajeros y medios de información.[3]

Así mismo, contamos con una estrategia de equilibrio entre la pandemia y la economía, contenida en el “LIBRO BLANCO, NICARAGUA ANTE LA PANDEMIA DE COVID-19: UNA ESTRATEGIA SINGULAR”, que contiene las políticas públicas, la visión del modelo de salud nicaragüense, único en el mundo, basado en la realidad del país, con un enfoque preventivo a personas, familias y comunidades, con acciones proactivas.

Al 22 de marzo de 2022, en la vacunación voluntaria contra la COVID-19 se ha logrado al menos una dosis a 5,713,101 personas, lo que equivale a 89.20% de la población total de 2 años a más; se ha alcanzado aplicar esquema completo a un total de 4,360,558 personas, lo que representa el 68.09% de la población total de 2 años a más.[4]

Nicaragua ha enfrentado adecuadamente la pandemia y logrado mantener control de la misma, sin cerrar la economía y la vida del país; estuvimos preparados antes de la aparición del primer caso de COVID-19 en nuestro territorio el 18 de marzo del 2020; y hasta el día de hoy[5] el Ministerio de Salud ha dado Seguimiento Responsable y Cuidadoso a 14,395 personas y se ha logrado la recuperación de 14,116 nicaragüenses.

En materia de salud, desde el 2007, el Estado de Nicaragua impulsa y fortalece como política de Estado, la atención médica gratuita para todos los nicaragüenses; hemos desarrollado el Modelo de Salud Familiar y Comunitario para llevar la salud hasta y desde las comunidades; contamos con la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva y con la Política Nacional de Primera Infancia, que protege el desarrollo, físico, mental, social y espiritual de los niñas y niños de 0 a 6 años. 

Así mismo, contamos con una red integrada de servicios médicos a nivel nacional, la que cuenta con 77 hospitales, 143 centros de salud, 80 clínicas móviles, 1,333 puestos de salud, 5 centros especializados, 178 casas maternas; a su vez funciona una red de más de 42 mil líderes comunitarios integrados a los servicios de salud. 18 hospitales han sido construidos desde el año 2007, todos ellos funcionando gratuitamente.

Para apoyar y atender a las personas con discapacidad, se desarrollael “Programa Todos con Voz”, que comprende visitas de atención y seguimiento casa a casa y entrega de medios auxiliares.

Con relación a la igualdad entre hombres y mujeres, el Estado estableció la Ley N° 648, “Ley de Igualdad de Derechos y Oportunidades”, para promover la igualdad y equidad en el goce de los derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales entre mujeres y hombres; se establecieron principios generales y políticas públicas dirigidas a garantizar el ejercicio efectivo en la igualdad real, implementando estrategias para el fortalecimiento del liderazgo y empoderamiento de las mujeres.

En este sentido, en el año 2007 Nicaragua ocupaba el lugar 90 en el índice de brecha de género del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, mientras que en el año 2020 Nicaragua ocupó el 5to lugar en el mismo índice.

Estamos en el 3er lugar del ranking mundial sobre participación de la mujer en cargos ministeriales con el 58.8%, lo que incluye las carteras de salud, educación, familia, defensa, gobernación, recursos naturales, telecomunicaciones, trabajo, entre otros; en participación de mujeres en el parlamento, Nicaragua ocupa el 6to lugar con el 47.3% de ese ranking.

También se ha logrado un aumento histórico en la cobertura eléctrica nacional pasando del 54%

de los hogares en el 2007 al 99% en el año 2021, es decir, de la mitad de hogares con electricidad a casi todos los hogares.

En otro hito histórico en Nicaragua, logramos comunicar por vía terrestre, por primera vez en 200 años de historia patria y más de 125 desde la reincorporación de la Costa Caribe a la nación nicaragüense, las regiones pacífica y central del país con la principal ciudad de la Costa Caribe.  

El Estado de Nicaragua, tiene priorizada la restitución de los derechos de propiedad a las comunidades indígenas de la Costa Caribe, a la fecha se han titulado 25 territorios originarios, que abarcan 315 comunidades, con área de 38,426 Km2 Titulada, brindando seguridad jurídica sobre sus territorios.

A nivel general, del 2007 al 2021 el Estado ha garantizado la restitución del derecho de propiedad y la seguridad jurídica de 551,793 personas a través de la entrega de 552,288 Títulos de Propiedad.

El Gobierno comprometido con la promoción, protección y realización de los derechos humanos de forma integral, restituyó el derecho a la salud y educación de forma gratuita para todos los nicaragüenses, la equidad y el empoderamiento de la mujer y de la juventud, la reducción de la pobreza y desigualdad, la aplicación y desarrollo de una economía nueva para una sociedad nueva, el derecho de los pueblos originarios y afrodescendientes a construir su propio desarrollo, el derecho a servicios básicos como bienes públicos para el bienestar y desarrollo humano, el protagonismo de las familias y comunidades locales en su propio desarrollo, y seguimos avanzando hasta alcanzar mejores y mayores niveles de vida.

Cuando un pueblo logra salud, educación, agua potable y electricidad, entre otras cosas, la vida se transforma, los antes excluidos y discriminados encuentran inclusión, redistribución, protagonismo y empoderamiento como realización práctica de los principios de nuestro Proyecto Cristiano, Socialista y Solidario, en el que los derechos humanos son para todos, y no para una minoría como en el pasado, cuando gobernaba en Nicaragua una élite subordinada a los intereses imperialistas; ahora el pueblo avanza firme en la construcción de su propio destino.

Muchas Gracias.