Contramedidas en respuesta a Pelosi

Ministerio de Relaciones Exteriores de China anuncia contramedidas en respuesta a visita de Pelosi a Taiwan

BEIJING, 5 ago (Xinhua) — Ignorando la fuerte oposición y las serias gestiones de China, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitó la región china de Taiwan. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció hoy viernes las consiguientes contramedidas en respuesta:

1. Cancelar la Conversación de Comandantes de Teatro China-EE.UU.

2. Cancelar las Conversaciones de Coordinación de Política de Defensa China-EE.UU. (DPCT, siglas en inglés)

3. Cancelar las reuniones del Acuerdo Consultivo Marítimo Militar China-EE.UU. (MMCA, siglas en inglés).

4. Suspender la cooperación China-EE.UU. sobre la repatriación de los inmigrantes ilegales.

5. Suspender la cooperación China-EE.UU. sobre la asistencia legal en asuntos criminales.

6. Suspender la cooperación China-EE.UU. contra crimenes trasnacionales.

7. Suspender la cooperación en la lucha contra narcóticos.

8. Suspender las conversaciones China-EE.UU. sobre cambio climático. 

Previamente esta jornada impondrá sanciones contra la legisladora estadounidense por su visita a la isla. La portavoz del Ministerio chino de Exteriores Hua Chynying subrayó que el viaje de la legisladora estadounidense a Taipéi «interfiere seriamente» en los asuntos internos del gigante asiático, «socava» su soberanía e integridad territorial y «pone en peligro» la estabilidad y la paz en el estrecho de Taiwán.

Mientras, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, consideró que los simulacros militares en torno a Taiwán representan una «significativa escalada» en la región. El jefe de la diplomacia estadounidense afirmó que «no había una justificación» para el inicio de las maniobras.

Por su parte, el viceministro de Asuntos Exteriores chino, Deng Li, tachó la declaración del G7 y de la UE de «tergiversación de los hechos» y criticó a los diplomáticos por «realizar abiertamente provocaciones políticas y enviar una grave y falsa señal para las fuerzas separatistas de la ‘independencia de Taiwán'». En este contexto, la Cancillería china convocó a los diplomáticos europeos y al embajador japonés.

Deng subrayó que la visita de Pelosi a Taiwán es «una flagrante y grave violación de la soberanía y la integridad territorial de China». «En respuesta a la provocación de la colusión entre EE.UU. y Taiwán, es natural y justificado un ataque de represalia por parte de China», destacaron desde Pekín.

Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, e insiste en que cualquier negociación con Taipéi que pase por encima del Gobierno central viola el principio clave de su política de una sola China. La mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.