Carlos Fonseca, arquitecto de nuestros sueños y esperanzas

El 8 de noviembre de 1976, una bala somocista en la selva de Ziníca[1] penetró el corazón del Comandante Carlos Fonseca Amador. En ese preciso instante, el fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional y Comandante en Jefe de la Revolución Popular Sandinista fue inmortalizado; su sangre fue abono de la bendita tierra por la cual emprendió su lucha, donde nuevamente germinó la semilla de la soberanía, dignidad y libertad.

Carlos, de los pobres y humildes nicaragüenses

Carlos Fonseca, aquel vendedor de cajetas, turrones, leche de burra, que su madre sirvienta preparaba; el vendedor de periódicos y golosinas – periódicos de Pueblo como Rumores, La Semana Rotaria, La Tribuna de Matagalpa; el mensajero de la oficina de telégrafos de Matagalpa o el bodeguero de los minerales “La Reina”; Carlos Fonseca organizaba rifas de cortes de casimir inglés o un cuadro del Corazón de Jesús, para hacer menos penosa la vida de sirvienta de sus madre enferma y así poder costear, al mismo tiempo, sus estudios de bachillerato.

El Carlos bibliotecario en el Instituto Ramírez Goyena, o empleado junto con el Comandante Tomás Borge, en León, del diario La Prensa con sueldo que ni alcanzaba para la comida, y menos aún, para pagar la enseñanza universitaria en los años 50 del siglo pasado. Carlos fue el elegido para forjar las bases de los cimientos libertarios de nuestro Pueblo.

Carlos, del pensamiento a la acción

Desde muy joven, su vocación revolucionaria lo llevó al encuentro de nuestras luchas pasadas, convirtiéndose en el pilar fundamental para el rescate del sandinismo y de nuestros valores históricos nacionales.

Incansable estudioso de las ideas, fue capaz de aglutinar las ideas de Sandino, Karl Marx, Lenin, Ernesto Che Guevara y Camilo Torres en lo que hoy conocemos como Revolución socialista, cristiana y solidaria – Revolución Popular Sandinista.

Como forjador de libertades, fue capaz de llevar sus ideas a la acción, sin importar el obstáculo o impedimento físico que se presentara. Su energía articuló nuestro proceso patriótico y antiimperialista por la liberación nacional y social, integrado en los años treinta por el General Augusto César Sandino.

Carlos, el camino del alba

Con optimismo, coraje y abnegación, Carlos Fonseca, Silvio Mayorga, Filemón Rivera, Germán Pomares, José Benito Escobar, Selim Shible, Edmundo Pérez, Roberto Amaya, Julio Buitrago, Marco Rivera, Francisco Moreno, Rigoberto Cruz, Casimiro Sotelo, Oscar Turcios, Ricardo Morales Avilés, Fernando Gordillo, Tomás Borge, Víctor Tirado López, Daniel Ortega, entre otros compañeros, consolidaron los firmes pilares doctrinarios, ideológicos, programáticos, políticos y militares, estratégicos y tácticos de la vanguardia sandinista.

“El Frente Sandinista, a la cabeza de las masas populares de Nicaragua, se sacrifica no por alcanzar una mezquina migaja para el Pueblo, sino por lograr una radical transformación social y nacional”. (Comandante Carlos Fonseca Amador)

Paso a paso se fueron uniendo a la vanguardia lo mejor de la juventud, obreros/as, campesinos/as, estudiantes y profesionales y de allí en adelante, en un solo puño se entregaron a la honrosa y satisfactoria tarea de implementar la concepción y estrategia revolucionaria para lograr la victoria final y la independencia definitiva el 19 de Julio de 1979.

Carlos, visionario forjador de libertades

Han pasado 46 años desde que el Comandante Carlos Fonseca cayó en combate y hasta el día de hoy, el Pueblo nicaragüense lo recuerda. Su ejemplo es instrumento guía del combate de hoy en contra de los enemigos que apoyan las guerreristas aventuras de intentar quitarnos la libertad y la Paz.

En la medida que los/as nicaragüenses sigamos firmes defendiendo nuestra Soberanía, la Paz y nuestra Libertad; en la medida que sigamos firmes, unidos y cohesionados para seguir venciendo la pobreza y restituyendo derechos humanos del Pueblo, en la medida que sigamos construyendo Patria y Poder Popular, en la medida que sigamos firmes resistiendo y condenando las agresiones imperialistas, solo en esa medida será más difícil y hasta imposible que los enemigos del Pueblo logren implementar sus planes macabros.

Comandante Carlos, arquitecto de nuestros sueños y esperanzas, tu Pueblo, el de los/as humildes, los/as campesinos, obreros/as, artesanos/as; tu valiente Pueblo de mujeres, ancianos/as y niños/as, de ciudadanos/as honrados/as, empresarios/as patriotas, tu Pueblo religioso, patriota y revolucionario, de esta Nicaragua Libre y luminosa, Soberana y Digna te recordamos eternamente ¡No nos dejes de iluminar jamás!

Que tu faro nos siga irradiando para continuar marchando de frente, con conciencia mística revolucionaria en el magno objetivo que nos hemos propuesto: la transformación social y nacional de nuestro País.

“Carlos, hermanos míos, está presente en la magia de nuestra Revolución, en el látigo de nuestro Pueblo para castigar a los culpables…” (Comandante Tomás Borge)

Escrito por Germán Van de Velde
Nicaragua, Patria Bendita y Libre
08/11/2022


[1] Zinica, Waslala, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua.